664 554 882 - 915 323 377 - 976 233 383
Recursos informativos online sobre el mesotelioma

Tratamiento quirúrgico

El tratamiento quirúrgico del mesotelioma no está estandarizado porque esta enfermedad no se suele diagnosticar hasta que está en sus últimos estadíos. Muchas de las opciones quirúrgicas son de índole paliativa más que curativa. Esto significa que con ellas solo se aliviarán los síntomas de la enfermedad y se mejorará la calidad de vida, pero no curarán al paciente. Actualmente no hay cura para el mesotelioma y ninguna de las alternativas quirúrgicas se usa como tratamiento preventivo.

Opciones quirúrgicas para el mesotelioma

Hay diferentes opciones quirúrgicas para aquellos que sufren mesotelioma. Alguna de ellas puede ser llevada a cabo en multitud de ocasiones en un mismo paciente, mientras que otras se usan como última alternativa. La idea detrás de todas ellas, es hacer que el paciente se sienta lo mejor posible tras el diagnóstico. Las opciones quirúrgicas más comunes son:

Toracocentesis

Este procedimiento implica extrae el líquido que se forma alrededor de la capa que rodea a los pulmones. Este líquido provoca dolor de pecho y limitación en la respiración, por lo que si se extrae estos síntomas mejoran. Ese el procedimiento más común para el tratamiento del mesotelioma y se puede llevar a cabo de manera ambulatoria. Si un paciente presenta un mesotelioma que se ubica en el centro del abdomen, una técnica quirúrgica similar se puede llevar a cabo para extraer el líquido de esta área.

Pleurodesis


Este procedimiento consiste en inyectar talco u otros productos químicos en la cavidad pectoral para prevenir la formación de líquido pleural. Tiene un 90% de éxito para los pacientes con mesotelioma. Aunque es un procedimiento con éxito es solo una mediad temporal. Puesto que para su ejecución se necesita anestesia, la intervención se lleva a cabo en el hospital.

Pleurectomía


Una pleurectomía es una cirugía que supone la decorticación del pulmón y de la pleura parietal. Implica reseccionar tanto la pleura visceral como parietal. Además puede suponer igualmente la resección del pericardio, del diafragma o de otros nódulos pulmonares.

Además de a los pacientes con mesotelioma esta técnica se aplica también a enfermos con derrame pleural u otro trauma. Normalmente los cirujanos torácicos o cardiotorácicos son los que llevan a cabo esta intervención que lleva aparejado el uso de anestesia general.

Es una cirugía invasiva que supone llevar a cabo una incisión en el área afectada para después extraer la pleura y los tejidos, la quimioterapia y la radiación puede ser igualmente usada para tratar a estos pacientes. Mientras que la pleurodesis se usa normalmente para reducir el líquido pleural y reducir el dolor, la pleurectomía se recomienda para atacar de manera más agresiva a esta condición.

Aunque es un procedimiento que implica algo más, la pleurectomía puede dar al paciente e paciente una mejoría en cuanto a la sintomatología que se relaciona con el derrame pleural. Tras someterse a esta intervención los pacientes seguirán un tratamiento postquirúrgico alternativo que incluirá la práctica de ejercicios respiratorios y el cambio frecuente del vendaje. Normalmente aquellas personas que tengan una profesión sedentaria podrán volver al trabajo después de un par de semanas.

Neumonectomía extrapleural

Durante este procedimiento el cirujano retira la capa que recubre la pared del pecho, el pericardio, el diafragma y el pulmón de la parte del cuerpo donde el tumor está presente. A continuación los cirujanos reconstruyen el pericardio y el diafragma usando material protésico. Dada la naturaleza de la intervención, ésta sólo se lleva a cabo si el médico cree que hay cura. Los pacientes que se someten a esta intervención presentan un mesotelioma epitelial y tienen buena salud. Sólo médicos especializados pueden hacer esta operación por lo que en muchas ocasiones el paciente tendrá que ser trasladado desde su hospital.

Lobectomía

La lobectomía es un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo como tratamiento del mesotelioma y supone llevar a cabo una escisión o reseccionar el pulmón. Esta técnica se lleva a cabo solo en los primeros estadíos de la enfermedad pues no se puede emplear cuando hay metástasis.

Dado el nivel invasivo de la misma, esta cirugía solo se puede llevar a cabo con pacientes en buenas condiciones físicas y que vayan a ser capaces de superar la intervención y el postoperatorio. La lobectomía se lleva a cabo durante la toracotomía, cuando la incisión en el pecho y la resección de las costillas permite al cirujano acceder a los pulmones.

Después de que se haya hecho la incisión y cuando los médicos tengan acceso a pulmón afectado, las principales arterias, vasos y venas son “grapadas. Libre de todo tejido es cuando el lóbulo pulmonar se extra. Para finalizar la cirugía se introduce un tubo de drenaje que evita un colapso pulmonar o la formación de líquido pleural post-quirúrgico.

Esta intervención requiere anestesia y se conoce como una de las intervenciones más difíciles dado el proceso postquirúrgico donde el paciente sufre importantes dolores. Como consecuencia de este dolor los pacientes no respiran, lo que puede llevar a importantes complicaciones tales como la atelacsia, una ausencia de gas en los alveolos o una neumonía.

oria, pajares y asociados

Por favor, rellena el siguiente cuestionario para recibir GRATIS una guía sobre tus derechos relacionados con la exposición al amianto y con el mesotelioma. Te la enviaremos en 24 horas


¿Le han diagnosticado un mesotelioma? * Si No

Código de seguridad