664 554 882 - 915 323 377 - 976 233 383
Recursos informativos online sobre el mesotelioma

Mesotelioma pleural

El cáncer que afecta al mesotelio, una membrana que rodea ciertas zonas del cuerpo, y entre las que se incluyen los pulmones y los órganos cardiacos, se conoce como mesotelioma. El mesotelioma sucede cuando las células del mesotelio se dividen de manera incontrolada.

Tipos de mesotelioma

El mesotelioma pleural se desarrolla en la zona pulmonar, el mesotelioma peritoneal en la zona abdominal, el mesotelioma pericardial en la zona cardiaca, y el mesotelioma testicular en la zona genital masculina. El mesotelioma pleural es la modalidad más común y supone el 75% de los casos.

Causas del mesotelioma pleural

El amianto es la causa principal del mesotelioma pleural, y ha sido utilizado para muchas aplicaciones industriales y domésticas. Este mineral suponía una ventaja industrial en los procesos de fabricación. A principios del siglo 20 se descubrió que el amianto era peligroso para la salud de quien estaba a él expuesto. Los empleadores y el propio estado estaban al tanto de estos peligros pero no informaron a sus trabajadores y no evitaron que estuvieran expuestos a este material. A finales de los años 80 el amianto se prohibió en los Estados Unidos, exceptuándose unas pocas aplicaciones que quedaron rigorosamente reguladas.

Periodo de latencia

Cuando alguien está expuesto al amianto, las fibras se incrustan en el cuerpo. Estas fibras agravan las células y como resultado florece el cáncer. Alguien que haya estado expuesto al amianto puede vivir durante décadas sin que se desarrolle síntoma alguno. El periodo de latencia del mesotelioma puede ser de 20 a 50 años.

Síntomas del mesotelioma pleural

Los indicadores del mesotelioma pleural frecuentemente se confunden con síntomas de otras dolencias, lo que hace que el diagnóstico se retrase. Los síntomas incluyen:

  • Fatiga
  • Tos persistente, usualmente seca y áspera
  • Tos con sangre
  • Dolor de pecho y espalda
  • Hinchazón
  • Desarrollo de bultos debajo de la piel en el pecho
  • Dificultad al tragar (disfagia)
  • Voz ronca
  • Pérdida inexplicable de peso
  • Sudoración nocturna o fiebre

Diagnóstico del mesotelioma pleural

PleuraEl mesotelioma pleural, como otras formas de cáncer es difícil de diagnosticar. Como consecuencia en parte del largo periodo de latencia, y teniendo en cuenta que el mesotelioma comparte síntomas con otras enfermedades más comunes, el mesotelioma pleural normalmente recibe por error un tratamiento previsto para otras enfermedades tales como la neumonía.

Tener en consideración los síntomas del paciente, un reconocimiento médico, tomar muestras de líquido y de tejido y someterle a pruebas de diagnóstico por imagen puede ayudar a diagnosticar el mesotelioma. Además la localización del tumor se confirma cuando el paciente se somete a pruebas de imagen tales como las radiografías y los escáneres.

El cáncer puede esparcirse a otras partes del cuerpo, lo que se conoce como metástasis. Los médicos usan el término “estadío de la enfermedad” para indicar la extensión del tumor y para clasificar su tamaño. Los sistemas de estadío más comunes son el Sistema Butchart, el Sistema TNM y el sistema Brigham.

Tratando la enfermedad

Después del diagnóstico, médico y paciente tienen que discutir las opciones de tratamiento, lo que supone tener en cuenta los deseos del paciente y otros factores. La radiación, la cirugía y la quimioterapia son los tratamientos más comunes.

La radiación puede usarse internamente, desde dentro del cuerpo, o externamente, desde fuera del cuerpo. La radiación en general destruye las células, pero no suele ser vista como la mejor opción para el mesotelioma. La quimioterapia conlleva el uso de fármacos para destruir la malignidad. Este tipo de terapia se puede usar cuando la enfermedad se ha extendido o haya reaparecido después de una remisión. La intervención es una buena opción si el cáncer se ha cogido en su primer estadío y el tumor puede ser extirpado. A veces los pacientes combinan ambos tratamientos como un ataque multimodal contra la enfermedad.

Un tipo de intervención, la paliativa, se usa para mitigar el sufrimiento del paciente mientras padece la enfermedad; otra versión tiene por objetivo prolongar la esperanza de vida del paciente. Las dificultades respiratorias pueden aliviarse drenando el líquido pleural, que es lo que se conoce como pleurocentesis o a través de inyecciones de fármacos o otras sustancias que evitan que el líquido se acumule, lo que se conoce como pleurodesis. Estos tratamientos pueden ayudar a prolongar la vida del paciente, pero no curan la enfermedad.

Además los pacientes pueden estar interesados en buscar tratamientos alternativos. Estas técnicas no están reconocidas como curativas del cáncer, pero las investigaciones han corroborado que combinándola con otros tratamiento pueden ayudar con el dolor, el estrés e incluso prolongar la esperanza de vida. Algunas terapias alternativas son el yoga, el reiki, la terapia de masaje y la terapia con animales.

Cada vez se está investigando más para encontrar cura a esta terminal enfermedad. Puesto que el mesotelioma pleural es la forma más común de este cáncer cada vez hay más estudios sobre la misma.

Pronóstico del mesotelioma

La detección temprana del mesotelioma es esencial y está estrechamente relacionada con la esperanza de vida. Si a un paciente se le diagnostica la enfermedad en los primeros estadios, su esperanza de vida, en comparación con otros que hayan sido diagnosticados en estadíos más avanzados, será mucho mayor.

Las investigaciones realizadas en Reino Unido demuestran que solo el diez por ciento de los casos de mesotelioma sobreviven de 3 a 5 años, y solo el 8% más de 5 años. Estos estudios mencionan algunas investigaciones que hablan de ratios de supervivencia superiores al 50% después de dos años, lo que determina que el rango en el tiempo de supervivencia es muy amplio. Es importante recordar que cada caso de cáncer es único y que estas estadísticas no son espejo reflejo de cada situación individual. Tal y como ha dicho el centro de investigación del Cáncer de Reino Unido “no hay estadística que te diga lo que te va a pasar a ti. Tu cáncer es único. El mismo tipo de cáncer puede crecer de diferente manera en diferentes personas. Las estadísticas no te van a decir que tratamientos debieron haber tenido las personas o que tratamiento debería haber afectado en el pronóstico. Hay muchos factores individuales que afectarán a tu tratamiento y a tu situación.

Puesto que es difícil detectar de manera temprana el cáncer debido al periodo de latencia donde los síntomas no suelen aparecer hasta los 20 o 50 años, si un individuo ha estado expuesto al amianto, debería someterse a reconocimientos médicos regularmente como medida de precaución.

Para aquellos a los que se les haya diagnosticado el cáncer en sus últimos estadios, los tratamientos paliativos suelen ser muy recomendables. Estos tratamientos aunque no curan, están diseñados para aminorar el dolor y la incomodidad que se genera según la enfermedad va evolucionando, con el fin de mejorar la calidad de vida del paciente.

oria, pajares y asociados

Por favor, rellena el siguiente cuestionario para recibir GRATIS una guía sobre tus derechos relacionados con la exposición al amianto y con el mesotelioma. Te la enviaremos en 24 horas


¿Le han diagnosticado un mesotelioma? * Si No

Código de seguridad